Feliz emprendedor
De un restaurante a un dispositivo que puede eliminar el coronavirus.

Ing. Hernán Yannuzzi

FG Ingeniería, empresa del bolivarense Hernán Yannuzzi, desde hace muchos años radicada en la ciudad de Mar del Plata y abocada, específicamente, al tratamiento de agua con destino a diálisis.

Tiempo atrás, el mismo ingeniero había abierto el restaurante más grande de Mar del Plata, «Biergën & Weingën» en Barrio Marítimo,donde asistieron muchos políticos de la zona.

Ahora, Hernán y su equipo tomaron nota de los problemas que ya enfrenta Argentina provocados por la pandemia de coronavirus y no dudaron en aplicar sus esfuerzos y la capacidad productiva de su compañía al servicio del desarrollo de un equipo generador de ozono capaz de esterilizar rápidamente habitaciones y elementos incluidos dentro de ellas.

El concejal Ariel Ciano conociendo el nuevo emprendimiento local.

En marzo de este año,Yannuzzi había publicado en distintos medios lo siguiente:

El equipo, precisamente por utilizar como elemento de esterilización al gas de ozono, permite un alto grado de eficiencia en su labor al llegar a todos los rincones del ambiente y a cada una de las partes de los elementos y mobiliario allí contenidos. Con la particularidad de que, en poco tiempo (algo más de 1 hora desde su aplicación) el lugar ya puede ser habilitado para la ocupación humana.

“Lo que se está haciendo en la actualidad para desinfectar ambientes de circulación de gente es, sencillamente, lavar los pisos con lavandina y en el mejor de los casos las superficies de apoyo, dice Hernán en diálogo con este medio; pero nada se hace con las paredes, los techos, las lámparas y con determinados elementos que están en el lugar. Y mucho menos aún hacemos un control de eficiencia. No conozco a nadie que, después de aplicar su protocolo de desinfección e higiene haga análisis de control de calidad, hisopados, etc. Venimos de ahí, y está bien. Es lo que hay. La tecnología que ofrecemos permite “inundar” la masa aeróbica con un gas como el ozono, que no es ningún invento sino que le estamos dando una aplicación. Con eso aseguramos que haya un bioxida -un oxidante muy potente-, que ataca las membranas celulares de los micro organismos y  los oxida, los rompe y les impide crear resistencia contra este tipo de ataques”.

Hoy, según de Yannuzzi, puede definir al producto como: FG-AP 1.2. Tiene el aspecto de un calefactor mediano. Mide 45 cm de ancho, 60 cm de alto y 14 cm de profundidad. Se coloca sobre la pared o el techo, a una altura mínima de 1,2 metros, y posee tres velocidades: la primera es prácticamente imperceptible y la tercera emite el mismo sonido que un aire acondicionado. Cada equipo cubre un espacio de 75 m3.

“Para tener un idea, en un micro de un piso se necesita un equipo, pero para un banco entre 4 y 5 equipos. Estamos convencidos que es más eficiente contar con aparatos chicos para distribuirlos de manera homogénea que tener uno solo de mucha potencia, que muchas veces no llega a cubrir todo el espectro”, explicó Yannuzzi a Infobae.

Una vez encendido, deben pasar al menos 20 minutos para que el aire quede desinfectado. “Con que el aire pase dos veces por el filtro ya está, pero para asegurarnos en un 100 por ciento aconsejamos que el aire circule 6 veces por hora”, detalló. Y agregó: “Puede estar prendido eternamente ya que tanto la turbina como el LED son de uso continuo. Pero no tiene sentido que siga encendido si no hay gente”. manifestó el ingeniero en gacetilla de prensa.

Compartir